¿Sin futuro?

· 4 comentarios

                       A continuación un post sin relación a la temática de El Blog de Paopayu

Hace más de tres años publiqué una entrada acerca de las protestas del 2014 en Venezuela. Recuerdo que escribirla fue un momento duro porque tuve que colocar en palabras toda la tristeza, rabia y pena que sentía por la situación,  por esas madres que no verían más a sus hijos, por esos amigos que habían perdido a un hermano, por una Venezuela que sentía morir a sus ciudadanos. Pero el sentimiento más grande que guardaba al escribir ese post era la esperanza, esperanza en que la pérdida de esas 43 vidas resultase en algo positivo para el país.

 Sin embargo, nuevamente, la sangre de (esta vez) 56 personas , en su mayoría jóvenes, venezolanos tiñen las calles de los estados de mi tierra. 

Por mi cabeza no para de rodar la idea de que la misma historia se está volviendo a repetir. Siento miedo de que todo acabe como la otra vez, pero también siento miedo de que más chamos de mi edad o menores o mayores o como sea, mueran; siento miedo de aquellas personas que fallecen por falta de medicamentos; siento miedo por los padres que no le dan suficiente comida a sus hijos por los precios tan elevados de los alimentos; siento miedo por aquellos que salen a la calle y corren el riesgo de perder la vida por un miserable celular; siento miedo por esos que gastan su vida trabajando y el sueldo que ganan no les alcanza ni para alquilar una habitación; siento miedo por los que se van de su país a buscar oportunidades sin otra opción; al igual que siento miedo por los que se quedan padeciendo de todo lo que he mencionado. 

Y aunque el miedo es lo que me predomina ahora, ¿hasta cuándo será el miedo lo que dominará la vida de cada uno de los venezolanos?

Las palabras no alcanzan para la tristeza y compasión que hay tras cada imagen y video de un asesinato a sangre fría o entierro. Cómo es posible que esto haya llegado a tanto, siquiera terminará como aquel 2014. Pero nuevamente la esperanza vuelve a mí, porque la ímpetud y fuerza de aquellos valientes que salen a la calle es lo que reconstruirá este país al que llaman sin futuro. 
 Un cálido abrazo a quien me lea.
 

Reseña: Tokyo Ghoul (anime + manga)

· 0 comentarios

Como sabrán hace algún tiempo vi varias series de anime, y decidí que le dedicaría una entrada completa a aquellas que me gustasen tanto como para dedicarle una entrada completa, valga redundancia.

Debido a este propósito, el único anime que realmente me volvió adicta a él, hasta el punto de ver su segunda temporada y leerme sus dos entregas de manga que en conjunto suman más de trescientos capítulos, fue Tokyo Ghoul.

Sinopsis

En Tokyo ocurren muertes misteriosas cometidas por ghouls, seres desconocidos que subsisten a base de café y carne humana. Un día Ken Kaneki, un joven universitario de 18 años, conoce a una chica llamada Rize Kamishiro en un restaurante y la invita a salir. Tras una cita aparentemente normal, Kaneki se ofrece a acompañarla a su casa, al entrar a un callejón es atacado por ella, que resulta ser un ghoul. Durante el ataque, Kaneki es salvado por la caída de unas vigas que matan a su atacante antes de que pueda matarlo a él, pero lo deja terriblemente mal herido. Debido a la gravedad de sus heridas, recibe un trasplante de órganos de emergencia de Rize. Así, Kaneki termina convirtiéndose en un ser mitad ghoul y mitad humano, de ahora en adelante deberá vivir escondiéndose de los humanos. Sin tener a quién recurrir, termina siendo llevado por Touka Kirishima al café "Anteiku". Estos le enseñarán a adaptarse a su nueva vida como ghoul.
Tokyo Ghoul es un manga escrito por Sui Ishida, y está siendo publicado en la revista Young Jump desde 2011. En 2014 Studio Pierrot lanzó la adaptación de 12 capítulos al anime, para luego en 2015 continuar con el lanzamiento de Tokyo Ghoul √A (también de 12 capítulos, y como sabrán su continuación).

Tokyo Ghoul es el ejemplo perfecto de un manga y anime exitosos a nivel mundial. Sus ventas son altísimas y la expectativa tras su adaptación al anime tenía a muchos al pendiente de ello. Bien o mal, me decidí a verlo apenas ahora, sin muchas expectativas y estaba predispuesta a que no me gustase, pero como dije arriba me gustó muchísimo.

Según esta historia seguimos a un grupo de seres llamados Ghouls que se alimentan de carne humana, puesto que la comida tradicional les sabe y sienta muy mal. Al ser depredadores de humanos, es evidente que el público siente pavor de ellos. Nuestro protagonista Kaneki es uno de esos, pero un día seducido por una mujer hermosa, es arrinconado en un lugar solitario y sorpresa, la mujer es un Ghoul que se lo hubiese comido si no fuese porque varias vigas cayeron “accidentalmente sobre ella”. Así Kaneki despierta, está vivo de milagro. Pero, oh, oh, para salvarlo le trasplantaron algunos órganos de esa mujer, y por ende, termina siendo un híbrido entre humano y ghoul.


De allí seguiremos su dilema moral entre comer o no comer carne humana, y posteriormente todos los problemas que esto acarrea, y más cuando parece ser que los ghouls ni tan poderosos son porque se la pasan siendo cazados por los propios humanos.

Primero que nada. Es un anime lleno de mucha acción, por ello si buscas escenas de batallas por doquier, bienvenido seas. Otro punto a destacar es que la lucha entre estas dos especies, es incansable. Cada raza tiene a sus personajes admirables y detestables, y por supuesto la verdad está en los ojos de quien la mire.

Que los ghoul coman carne humana, si bien me sonaba más a algo de zombies, creo que su modo de actuar y ser retratados se asemeja más a la de los vampiros. Técnicamente eso fue lo que sentí todo el tiempo.

Y por supuesto al haber una que otra escena llena de sangre e intestinos fuera de donde pertenecen, la censura hace acto de aparición. No me gusta ver sangre en exceso u órganos voladores, pero estoy de acuerdo con el punto de vista de muchos, que dicen que franjas negras que tapan mitad de pantalla, o colocar la imagen en negativo no es una forma de cesura adecuada, y que se debió manejar de una mejor forma.

¿En cuáles lugares leo mis libros?

· 4 comentarios
Leer es un acto muy natural para todos aquellos amantes de la lectura, sin embargo, al ser una actividad tan cotidiana se hace en cierto modo de forma automática, sin percatarse muchas veces de cómo o cuándo se hace.

Realmente no recuerdo hace cuánto, pero Laura (Paseando entre Páginas) publicó una entrada acerca de sus lugares favoritos para leer un libro. La entrada de por sí me fascinó por completo, porque me entretuvo en extremo conocer lo hábitos lectores de otras personas. Pero como iba diciendo y sin ánimos de desviarme del punto, el tema me gustó bastante.

Y esto a su vez me hizo preguntarme ¿en cuáles lugares leo yo? y más importante aún, ¿cuáles son mis lugares favoritos de lectura? En realidad no es algo en lo que me haya detenido a pensar muy detalladamente. Pero lo pensé y pensé, y he aquí mis lugares favoritos para leer.

En mi cama


No le di muchas vueltas a esto. Mi cama es de lejos mi lugar favorito de todo el mundo, es como en serio mi lugar favorito del planeta tierra. La privacidad, y comodidad de estar en mi habitación es incomparable con cualquier otro sitio. Allí puedo tener todo el silencio que quiera, colocarme en cualquiera posición que desee, y lo más importante: reír y llorar como se me pegue la gana.

Pero eso sí, leer en mi habitación sólo se trata de mi cama y yo, y ni se diga cuando llueve y todo está en silencio. Una experiencia hermosa. 

En el autobús


Esta opción sí fue un poco más difícil de escoger. Hubo un tiempo en mi vida, en dónde me la pasaba horas y horas en un autobús al día. Gracias a mi trabajo a medio tiempo, y mi universidad, debía irme de una ciudad a otra, y el trayecto era largo, muy, muy. 

No sé si sabrán pero vivo en Venezuela y sacar acá el celular en un bus (a no ser que sea uno barato) es como bañarte de miel para atraer a que algún amigo de lo ajeno te robe. Así que, sin posibilidad de distracción más que ver por la ventana lo mismo una y otra vez, opté por leer en el transporte público, y me quedó el sabor. 

De viaje


Creo que esta opción es una sub categoría similar a la del autobús pero con el plus de que los trayectos son más largos, y por ende mejores. 

Ajá me encanta leer cuando estoy de viaje, aparte de que salgo de la rutina, no tengo grandes distracciones, y no es como si pudiese largarme de ese autobús o ferry, lees o lees. Yo sé que leer es por placer, pero algunas veces debo obligarme a leer las primeras páginas para agarrarle el hilo a la historia.

Y ya, la verdad soy una lectora muy aburrida jaja. Además me molesta el ruido excesivo cuando leo, no puedo concentrarme, y ni que se diga cuando alguien te saca la típica conversación ¿Qué libro lees?, como si no pudiesen leer la portada, y luego te preguntan ¿De qué trata?, y luego te rematan con el ¡Ay que aburrido suena jajajajajajaushushsuh! 

¿Ustedes en cuáles lugares leen? ¿cuáles son sus favoritos?
Vintage© por Belén Vieparoles :: Plantilla optimizada para Mozila y Chrome :: 2012